Space Propulsion

Propulsión Espacial

La propulsión en cohetes es distinta de otras formas de acelerar un objeto porque el sistema de aceleración está contenido en su totalidad dentro del objeto. Un corredor utiliza el suelo para acelerar, al empujarlo constantemente con el pie. Un auto utiliza la autopista para acelerar, por la fricción de las ruedas contra el asfalto. Un avión acelera al utilizar la energía química del combustible para calentar y acelerar el aire que es expulsado por la parte trasera de la turbina. Un cohete se desplaza a sí mismo al expulsar su propia masa hacia atrás. Un cohete no necesita de un medio para impulsarse. Un marinero lanzando balas de cañón por la parte posterior de un buque está utilizando el mismo principio, pues su navío se acelerará hacia adelante con cada lanzamiento.

Existen varios tipos de propulsión de cohetes. Ls más común y bien conocida es la llamada química o propulsión convencional de cohetes. Un cohete químico se basa en una reacción química altamente explosiva dentro de un tubo para forzar la salida de masa de combustible hacia abajo e impulsar el cohete hacia arriba. El Transbordador Espacial de la NASA y los cohetes “Saturn” utilizados en las misiones Apolo son sistemas totalmente químicos.

Otro tipo de propulsión es la eléctrica. Un cohete eléctrico utiliza la energía eléctrica para acelerar un agente propulsor no volátil por la parte trasera del motor.